El papel del artista

Hace ya muchos ayeres el artista se enclaustraba en su estudio para trabajar día y noche en sus obras. Actualmente las actividades del artista se han expandido a muchísimos campos que  requieren tanto esfuerzo y dedicación como la producción de obra.

Una ocasión mi profesor de Dibujo de primer semestre me dijo que el gran problema de artista contemporáneo es que debe invertir mucho más tiempo a conocer la producción de otros artistas que ha producir arte. Entre más nuevo o joven es el artista tiene más por conocer e investigar, para ampliar su biblioteca visual, poder establecer un marco teórico firme, y principalmente, solo el conocer todo, o mucho de lo que se ha hecho en el mundo del arte le permitirá dar una verdadera propuesta original en el mismo.

Por si fuera poco el artista debe desenvolverse de manera inteligente en medios políticos y administrativos propios de su entorno laboral. Como ya dije antes, la tarea del artista no se resume en crear, esta idea resulta utópica y bohemia. Un artista debe entablar relaciones con curadores, galeristas, críticos de arte, otros artistas,  coleccionistas, y directores de museo entre muchos más (como son museógrafos, maestros, publico en general, compradores activos y potenciales, vendedores de material, etc.).

Close-up of the hands of two businesswomen shaking hands with two businessmen in background

Las relaciones entre artistas, ya sean de amistad, amorosa o únicamente profesional  afectan en el aspecto laboral a mi parecer en dos formas. Una se trata de las primeras impresiones,  es difícil aceptar que a todos (no solo a artistas) se nos juzga por nuestras compañías, dime con quien andas y te diré quien eres; este hecho pasa en México y en China así que no queda más que usarlo a nuestro favor. Establecer amistad con artistas destacados acarrea ventajas de todo tipo, los amigos de los famosos se vuelven famosos, crean esa buena primera impresión, también se consiguen contactos importantes y se crea una relación de aprendizaje. Esto nos lleva al segundo punto, la retroalimentación, los artistas nos inspiramos fácilmente viendo el trabajo de nuestros colegas, y esta inspiración se potencializa al compartir conocimientos y teorías.

Aquí debo señalar que las primeras impresiones y la retroalimentación pueden funcionar a la inversa e impactar de manera negativa la carrera del artista. Al establecer una relación con un artista descuidado, holgazán o poco creativo, estos calificativos también recaerán en el otro artista. En el caso de dar y recibir ideas estas pueden resultan nocivas, tontas, excesivamente agresivas o simplemente inútiles. Saber a quien escuchar y a quién no es decisivo.

La conexión entre artistas y galeristas siempre será delicada, pendiendo de la cuerda floja.  Ambas partes siempre estarán en búsqueda de una mejor oportunidad y al encontrarla la relación previa simplemente se anula. Esta situación artista-galería hace alusión al coqueteo, buscamos a los guapos, es decir las galerías más bonitas y presentables; todos preferimos tener una relación con una persona de fiar y ningún artista querrá aventurarse con una galería con mala fama. En este entorno si se vale tener velitas prendidas para acudir a nuestro plan B  si la galería no tiene espacio, su renta si es el caso esta fuera de nuestro alcance o simplemente no esta en lo absoluto interesada.

Hablemos ahora de los curadores, quienes se desempeñan como la madre del artista, o el padrino para no vernos tan desprotegidos. Son los curadores quienes se encargan de descubrir talentos e impulsar a los mismos, esta principalmente en las manos del curados dar credibilidad y valor al artista ante el mundo del arte. Y por esta razón el artista debe ser cuidadoso de manejar de manera inteligente la relación con los curadores. Un consejo: no le levantes la voz a tu madre. Tanto el curador como el critico de arte pueden llevar a un artista a la cima simplemente por su amistad, o arruinarle la carrera si este les resulta antipático. Estos actos resultan poco éticos y nada profesionales, pero pasan, así que mucho ojo.

Y los críticos de arte…los artistas deben aprender a aceptar las criticas, buenas y malas porque siempre existirán y no hay nada que se pueda hacer al respecto. Además, como dice la frase: la fama buena o mala sigue siendo fama. Si un artista esta en boca de los críticos algo debe estar haciendo bien, como la chica de las cubetas (Julieta Aguinaco) en zona MACO, Avelina Lésper (crítica de arte contemporáneo) la desaprobó por completo, pero eso no quita que la chica formo parte de esta exhibición que no es cualquier cosa.

Pero a pesar de todo esto, la relación más importante para cualquier artista es aquella que tiene consigo mismo. Llegar a ser un Picasso o un Dalí nunca será gracias a la generación espontanea, siempre será necesaria establecer metas y esforzarse por alcanzarlas. Si algo nos interesa, indagar al respecto, cuando algo nos resulta difícil debemos practicarlo para perfeccionarlo. El éxito del artista esta en sus manos.

El que persevera alcanza, y esto amigos míos aplica para todas las profesiones y ámbitos laborales,  resulta para la vida en sí. Si deseas algo no desistas hasta alcanzarlo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s