Libro de la Semana: Las intermitencias de la muerte

Cada semana traemos ante ustedes una recomendación para el goce literario. Esta vez es turno para Chutemoc, estudiante de Artes Visuales en la Facultad de Artes y Diseño de la UNAM (antes ENAP), quien les ofrece Las intermitencias de la muerte de José Saramago.

“Una de las grandes preocupaciones del ser humano es el hecho determinante de la finitud de la vida. No hay manera de huir: por más que uno intente prolongar la vida, llegará el momento de fenecer. Puede pasar mucho tiempo antes de que esto suceda, o puede que pase en un parpadeo sin siquiera darnos cuenta, pero la muerte nos llega por igual a todos.

¿Qué pasaría si el primer día de año nuevo, momentos después de las doce campanadas, se dejara de morir en un país, si en un momento nos damos cuenta de que pase lo que pase no podemos morir? Para muchos, sin duda sería un milagro, una de las recompensas de la fe, un regalo de Dios, mientras que muchos otros no sabrían qué hacer ante tan apoteósico momento. El regocijo y la algarabía llenaría los cuerpos de muchos, pero, ¿qué pasa si eres un enfermo terminal, un adulto de muy avanzada edad o sufriste un aparatoso accidente? ¿Qué pasa con las empresas como los crematorios o cementerios? ¿Qué pasa con los hospitales? ¿Qué pasa con las empresas de seguros? ¿Cómo se organizarán las mafias para realizar su trabajo? ¿Qué puede hacer un primer ministro ante tal asunto con una reina en un eterno letargo esperando la muerte?

José Saramago usa una narración omnisciente para contar, a modo de crónica, lo que se desencadenó durante siete meses en un pequeño país: la euforia y la alegría lo llenaron de un momento a otro y se vio inundado de grandes muestras de nacionalismo al ver que ese era el único lugar con aquella dicha (o tal vez maldición) en el planeta. La muerte, al parecer, ya no era una amenaza.

La hermosa fantasía de la vida eterna revela que los problemas pueden ser peor si se ausenta la muerte, un ente que está ligado a la vida y a cómo, al parecer, todo en el universo un día debe de terminar. Pero muchas de las preguntas antes planteadas buscan resolverse en esta historia. Mafiosos y empresarios buscan las soluciones más ingeniosas ante todo tipo de retos con tal de no dejar de obtener ganancias. La situación es difícil pues los países vecinos tienen que resguardar las fronteras. ¿Será mejor que la muerte nos dé de antemano la fecha de nuestro deceso?

El presente libro representa una excelente reflexión del por qué no sólo es necesaria la muerte, sino el por qué sería más perjudicial la ausencia total de esta. Nos narra cómo es percibida por la población esta condición y las diferentes acciones y diálogos de autoridades en todo tipo de instituciones. Y ¿qué pasa si un día regresa la muerte? Sé que son demasiadas preguntas, pero vale mucho la pena leer esta obra, una prosa carente de muchos signos de puntuación pero divertida, para resolverlas. Hay en casi todos los diálogos una plática inteligente y cortés que incluso hace que escuchar hablar a la maphia sea placentero, aún recibiendo amenazas. Lo que sí, es necesario tener un diccionario tumbaburros para apreciar en su totalidad la obra, pues hace uso de mucho lenguaje culto, además de ser una gran manera de aumentar el léxico.

En conclusión, esta es una gran obra que nos ayudará a comprender la muerte, un hecho natural, no como un ente maligno (aunque muchas veces parezca injusta). Sin duda, este hombre tenía merecido el premio Nobel de literatura que ganó en 1998.”

intermitencias_muerte_Jose_Saramago

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s