Libro de la semana: Los hombres que no amaban a las mujeres

Si tu idea de un fin de semana apacible es un libro y no una película, no te preocupes, aquí en Callejero te tenemos cubierto. La selección literaria de esta semana nos viene de mano de Pablo Valle, uno de nuestros colaboradores de la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM.

“Soy un declarado fan del cine negro y las novelas de detectives, pero estoy enamorado del giro de modernidad con el que se han presentado las obras denominadas neonoir en los últimos años. Ya no vivimos en la época donde la investigación privada era negocio exclusivamente de campo, hoy en día el espionaje se vive en línea.

Día a día compartimos miles de datos en la internet, muchos de ellos sin encriptar o con sistemas de encriptación demasiado endebles. Esta información es la moneda de cambio de los hackers, individuos que hacen de la red su hogar y campo de juego, que ven en el penetrar sistemas una forma de diversión y, tal vez, de negocio. Al menos esa es la imagen que la cultura popular nos ha dado de ellos, la realidad puede ser otra, pero no podemos negar que existe cierta atracción romántica en la idea del rebelde solitario que se encuentra más allá de la jurisdicción de las autoridades, que no participa de ideologías, que se encuentra siempre a un paso de ser encontrado por la policía y que logra intrépidos escapes cada vez (no sin antes robar la información de sus servidores y reemplazar su página de inicio con la animación de un cráneo que ríe y un mensaje irónico para que sus analistas se diviertan).

En esta obra, el escritor sueco Stieg Larsson nos narra la aventura de dos investigadores, los que representan el presente y el futuro de las novelas de detectives. En primer lugar está Mikael Blomkvist, editor en jefe y periodista investigador de la revista Millennium, caído a menos luego de que un artículo suyo desencadenara una demanda por difamación por parte de Hans-Erik Wennerström, un poderoso industrial al que Mikael intenta revelar como un criminal. Por otra parte tenemos a Lisbeth Salander, una joven hacker que trabaja para la compañía de seguridad Milton Security como investigadora freelance. A través de las páginas, Mikael y Lisbeth se ven enredados en la misteriosa desaparición de Harriet Vanger, quien perteneciese a una de las familias más poderosas de Suecia. El caso, que lleva casi cuarenta años sin ser resuelto, los llevará hasta Hedeby, una pequeña y aislada isla en el norte de Suecia que se conecta a tierra firme a través de un pequeño puente, y a través de la turbulenta y complicada historia de la familia Vanger, la que está plagada de oscuros secretos, rencores y nazis (bueno, sólo hay un par de nazis).

Además del misterio, que representa el conflicto central del argumento, esta novela está llena de problemáticas circundantes que la hacen rica y envolvente. Un ejemplo es la vida personal de Mikael, la cual está plagada de sexo, tanto el que practica con la casada Erika Berger, co-propietaria de Millennium, como con Cecilia Vanger, una de las sospechosas en el caso de Harriet Vanger. Además, tenemos un vistazo a la ardua existencia de Lisbeth, quien se encuentra como protegida del estado desde que fuera declarada mentalmente incompetente luego de haber intentado matar a su padre, y es víctima de los abusos de Nils Bjurman, su tutor legal. Si esto no fuera suficiente, tenemos la añeja telenovela de la familia Vanger y sus innumerables miembros, allegados, trabajadores y enemigos, quienes se tornan en sospechosos y posibles amenazas dentro de la remota isla.

Al poco tiempo, Mikael y Lisbeth se darán cuenta que su investigación los ha conducido por un camino peligroso del que podrían no regresar y que desemboca en una conclusión espeluznante que dejará al lector con hambre de más. Y aquel lector estará de suerte, pues este es simplemente el primer ejemplar de una trilogía, que continúa con La chica que soñaba con una cerilla y un baldón de gasolina y concluye con La reina en el palacio de las corrientes de aire.

Sexo, intriga, hackeo, intriga, nazis, intriga, acción, intriga, política e intriga, hacen de este libro una exigencia para todo el que disfrute de los buenos misterios y quiera pasar un par de noches en vela pasando hoja tras hoja.”

Steig larsson, Los hombres que no amaban a las mujeres

Steig larsson, Los hombres que no amaban a las mujeres

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s