Lucas Fernández: Inicio del teatro musical en España

Lucas Fernández. Probablemente muchos no hayan escuchado este nombre, ni tengan ninguna referencia análoga a él. Sin embargo, marcó una gran importancia para el ámbito teatral, fue el primer referente para el teatro musical en España.

Cuando, durante la edad media, se solían hacer los romanceros, poemas, cantos anónimos; la música era lo que siempre acompañaba a éstos, las aventuras que vivían, las tragedias que sucedían, iban cantándose de un pueblo a otro para transmitir la historia o la noticia; ya después comenzaron a poner autorías y firmas. Sin embargo, en el siglo XVI, en España fue cuando comenzaron a crearse las famosas comedias. Cabe señalar que las comedias españolas no se refieren a algo necesariamente cómico, sino que pueden incluso ser tragedias, pero se les denomina como “comedias”, y si se llega a soltar alguna carcajada, es meramente incidental. Se tratan temas de amor, de traición, confusiones, situaciones jocosas y grandes líos en pueblos o ciudades de España. Se conocen a grandes autores de la comedia española del teatro de los siglos de oro (siglo XVII), sucesores de Lucas Fernández, como Lope de Vega, autor de más de 1500 comedias y 400 autos, Calderón de la Barca con 180 comedias y 80 autos, y Tirse de Molina con 400 comedias. Sin embargo, el primero en meter diálogos cantados fue Lucas Fernández, quien hace piezas mucho más extensas que las que se conocían y con mayor complicación de personajes. En sus obras profanas continua con los pastores, y el amor es el tema principal: discuten los campesinos sobre el tema del amor como si fueran caballeros. En el teatro religioso tenemos dos égoglas de navidad, y el Auto de la pasión (muchos coinciden en que es su obra maestra por su realismo y su fuerza poética, y representa un momento capital en la evolución del drama español). Es la primera vez en la que se muestra la eucaristía, puesto que después utilizaría este recurso en los autos sacramentales. No se muestra a Jesús, solo aparece como figura, y muestran sus sentimientos propios los personajes con puntos de vista muy distintos; además de que ya después, entra el ámbito musical con las tres marías cantando.

Lucas Fernández estudió en la Universidad de Salamanca, alumno de Juan de la Encina, y durante toda su vida fue maestro de música en la misma. Siguió los pasos de su maestro muy de cerca, en especial de sus égoglas (de acuerdo a la definición de la RAE: una égogla es una composición poética del género bucólico, caracterizada generalmente por una visión idealizada del campo, y en la que suelen aparecer pastores que dialogan acerca de sus afectos y de la vida campestre), escribió 6 y las publicó en 1514, tiene 3 de tema profano y 2 farsas, él es el primero que titula a sus obras “comedias”; tiene un diálogo para cantar, que es el primer referente de lo que después (en el siglo XVIII) va a ser la zarzuela, es decir, como ya había mencionado, es el primer referente para el teatro musical. Sus obras están llenas de emoción, de perfección que encierra algo sagrado. Desechar el agobio sólo por un momento, darle al pensamiento un respiro, retomar el paso y decidir con el corazón libre, esto es lo que se siente al leer a Lucas Fernández; es uno de esos placeres de la vida que sólo hay que tener el corazón abierto para sentirlos; el tono de las letras que se respiran. Las palabras que siguen y las ideas que están en ellas, escondidas a veces, diáfanas otras, son el resultado de un accidente milagroso.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s